Guión para boda civil y ritos para realzar el Sí, quiero

Di adiós a las ceremonias sosas y aburridas. Casarse por lo civil ya no es sinónimo de una ceremonia corta e impersonal. Todo lo contrario. Si vas a celebrar una boda civil o simbólica se te abre todo un abanico de posibilidades, puedes personalizar absolutamente todo de la ceremonia, los votos, la bienvenida, incorporar algun rito… Por eso es primordial un buen guión de la ceremonia para conseguir una boda 10, emotiva y entretenida.

dani-160604-141841-0698-36907

Es primordial contar con un buen guión para la ceremonia civil. Foto: Dani González

Si has renunciado a contar con un oficiante profesional y quieres que el maestro de ceremonias sea un amigo o familiar tienes que hacerte con un buen guión. A continuación te doy las claves para escribir el guión de tu ceremonia civil y te explico el rito de la luz y de la arena, los más habituales en bodas simbólicas, y que recomiendo que incorpores alguno tras proclamar vuestro amor, tras el momento del Sí, quiero.

El guión de la ceremonia. Su estructura

Toda ceremonia que se precie debe tener un guión bien estructurado y ágil. Y aunque nuestra recomendación es que se personalice hasta la última línea no es menos cierto que hay una estructura que se repite más o menos en todas las ceremonias y que garantiza el éxito de la ceremonia, y que es la siguiente:

Entrada de los novios

Si en las ceremonias religiosas hay un protocolo muy marcado, primero entra el novio junto a la madrina y después la novia del brazo del padrino, en las ceremonias civiles y simbólicas todo vale. Pueden entrar los novios por separado imitando el protocolo de la iglesia o tal vez quieran entrar juntos mientras suena una música muy especial.

Bienvenida

Es el momento que el maestro de ceremonias dirija unas palabras de bienvenida y agradecimiento a los asistentes por querer estar presentes en un momento tan importante para vosotros. Pero ¿qué os parece que seáis vosotros quienes den la bienvenida a vuestros invitados? ¿No os parece lo más apropiado? Aunque también es cierto que si sois muy tímidos y sabéis que los nervios y la emoción no van a dejaros hablar tal vez no sea buena idea.

Intervenciones de amigos y/o familiares

Antes de iniciar la ceremonia propiamente es un buen momento para que invitados importantes para vosotros lean un poema o dirijan algunas palabras de su cosecha sobre el momento que estáis viviendo.

Consentimiento

El oficiante explicará brevemente vuestro compromiso. Si es una ceremonia oficial se procederá con la lectura de los artículos 66, 67 y 68 del Código Civil. A su término es el momento del Consentimiento, cuando se os pregunta si queréis contraer matrimonio y os comprometéis a ayudaros y amaros todos los días de vuestra vida.

Ritos

Para darle mayor empaque al momento hay distintos ritos, como el de la arena o de la luz, que simbolizan muy bien el matrimonio. Más adelante os explicamos en qué consiste tanto la ceremonia de la luz como el de la arena.

Anillos y Votos

dani-160604-141853-0700-36907

Los votos es el momento más emotivo de la ceremonia. Foto: Dani González, de La mirada mágica

Es el momento cumbre y más emotivo de la ceremonia. El intercambio de las alianzas mientras recitáis vuestros votos.

Si tenéis pensado celebrar el momento de las arras, es ahora, al finalizar los votos y los anillos.

Despedida

Ya os habéis casado y el maestro de ceremonias os felicita y puede dedicaros unas palabras o tal vez preferís que un ser querido lea una poesía. Es el momento de dar por terminada la ceremonia y firmar el acta mientras que vuestros invitados se preparan para felicitaros arrojando arroz, pétalos… o lo que consideréis.

Este es un esquema del guión pero evidentemente todo puede cambiarse, lo importante es que lo hagáis vuestro, que lo personalicéis y haya coherencia. Tal vez queráis incorporar otros momentos como el intercambio de las arras, o como es una ceremonia simbólica prescindir de la lectura del código civil para otorgar un tono más natural a la ceremonia. Todas las opciones son válidas. Eso sí, las intervenciones de amigos y familiares que no interrumpan el rito del matrimonio, o antes o después.

Desde Conmemöra somos muy fans de realizar algún rito con el fin de realzar el momento. Son ritos con un carácter simbólico, muy visuales y que otorgan una magia muy especial.

Hay muchos ritos pero el de la vela y la arena son los dos más habituales, ¿en qué consisten? A continuación te contamos el significado de estos dos ritos por si quieres incorporarlos en vuestra boda.

Ceremonia de la luz o rito de las velas

01_ceremoniaAunque es un rito pagano no es menos cierto que lo he visto en ceremonias religiosas.

Las velas simboliza el amor entre la pareja, representan la nueva vida en común de los novios, la unión de los contrayentes a través del matrimonio y la creación de una familia.

Necesitáis dos velas idénticas que representan a los novios, lo que habéis sido hasta el día de hoy: dos personas independientes y libres, llenos de ilusiones y planes de futuro. En cambio la tercera vela, de mayor tamaño, que simboliza el compromiso del uno con el otro, la ilusión de un futuro juntos, en definitiva el matrimonio.

Mientras que el oficiante explica esta ceremonia, cada contrayente debe encender su vela para que segundos después, juntos, ayudándose de sus velas, prendan la tercera que simboliza el proyecto de vida en común que están a punto de iniciar.

En ese momento hay parejas que deciden apagar sus velas individuales, otros prefieren dejar las tres encendidas no en vano aunque inician un camino nuevo como matrimonio cada miembro de la pareja tiene su personalidad. En otras ocasiones son los padrinos quienes encienden las velas pequeñas. Hagáis lo que hagáis está bien.

Solo una recomendación esta ceremonia reservarla si vuestra boda se va a celebrar en un espacio cerrado, porque os aseguro que puede resultar bastante complicado encender una vela si existe algo de brisa; o el mal rollo que se crea si la vela grande se apaga a los segundos de encenderla los novios. Mal fario ¿verdad? Así que evita esta ceremonia si vais a daros el Sí, quiero al aire libre.

Ceremonia de la arena

08_ceremonia_de_la_arena

Ceremonia de la arena. Foto: Monika Zaldo

En los últimos años el ritual de la arena, que procedente de Hawai, ha ganado mucha popularidad por ser muy simple de realizar, vistoso y además puede celebrarse al aire libre no como la ceremonia de la luz.

En este caso necesitáis dos recipientes de cristal iguales con arena, cada uno de un color diferente simbolizando a cada novio, y un tercer recipiente de cristal mayor y con boca ancha.

Cada contrayente coge una botella y juntos van vertiendo la arena a la vez en el recipiente más grande mezclándose la arena y formando dibujos. Vaciada la arena en el nuevo recipiente, los granos de arena de distintos colores se mezclarán y no podrán volver a separarse, simbolizando así un matrimonio unido por el amor. La arena representa la personalidad de cada miembro de la pareja y su aportación a la relación creando juntos un nuevo futuro, imposible de separar los granos de arena como la pareja que se acaba de unir. Y el jarrón resultante se convertirá en un bonito adorno y recuerdo del día.

No hay un momento estipulado para la celebración de estos ritos pero desde Conmemöra nos gusta que sea después del consentimiento y los votos pero antes del intercambio de los anillos. Aunque otros prefieren como broche final a la ceremonia, después de las alianzas.

Haced un buen guión de la ceremonia, incorporar un rito y contad con un buen oficiante, y vuestra ceremonia será un éxito. No obstante no dejéis de leer nuestro post titulado Decálogo para conseguir una ceremonia civil perfecta.

Y si tenéis alguna duda no dejéis de escribirnos, y recordad que podemos ayudaros a organizar vuestra ceremonia.

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *