El abc de las invitaciones de boda

La invitación de boda tiene una importancia mucho más de lo que puedes imaginar a priori. No solo anuncia vuestro enlace sino que es también la primera impresión que van a tener los invitados de tu boda. Una invitación cuidada crea una gran expectación y comunica mucho sobre tu gran día. Por ello no es baladí la elección de la invitación que debe estar en sintonía con el estilo de la boda. Hoy vamos a hablar del valor de las invitaciones de boda, pero también te resolveré dudas sobre cuándo enviar la invitación, cómo calcular el número de invitaciones a hacer o qué incluir en la invitación.

Invitación con ilustración, invitación personalizada

Invitación que realizamos ex profeso para Udane & Álvaro. Foto: Más que momentos

Invitaciones de boda con estilo propio

Campestres, modernas, caligrafiadas, con animación, divertidas, temáticas… en el mercado existe todo tipo de invitaciones. Puedes decantarte por una invitación prediseñada o recurrir a un estudio de diseño gráfico para que realice una invitación exclusiva para ti, totalmente personalizada.

Elijas lo que elijas, recuerda que con la invitación estás comunicando mucho más que la fecha y lugar de celebración de tu boda. Estás dando pistas de lo que estás organizando. Por ello debes ser consciente que todos los detalles van a hablar de tu boda y de vosotros, de vuestra personalidad y gustos.

Además la invitación va a definir la papelería de la boda que debe estar en armonía con la decoración. Por ello antes de lanzarte a elegir la invitación es primordial que determines el estilo y decoración de la boda para que todo esté en sintonía.

Cada estilo de boda casa mejor con un tipo y estética de invitación.

En efecto es vital que antes de encargar las invitaciones definas el estilo de la boda: campestre, clásica, marinera, tropical… De esta manera la invitación, y posteriormente la papelería, debe atender a la estética de la boda en cuanto a colores, tipografía, papel… más apropiados según el eje temático de la boda.

Así una boda que vaya a celebrarse en un palacete clásico la invitación puede ser un tarjetón de un papel de alta gama, tinta dorada, cintas de raso con lacre. Mientras que materiales más rústicos, como el papel kraft, flores silvestres, cordones… son más apropiados para una celebración en el campo.

Tendencias en invitaciones de boda

No obstante en las invitaciones también hay modas y tendencias. Después de unos años de predominio de las invitaciones más modernas y divertidas utilizando todo tipo de formatos, han vuelto con fuerza los tarjetones y la caligrafía.

Los sobres han ganado protagonismo, y se han postulado como esenciales para actualizar las propuestas más clásicas sin perder un ápice de elegancia. Así los sobres a juego del papel de la invitación pueden ir forrados en un color más llamativo o con una acuarela, o simplemente optar por un sobre de un color más intenso. Un complemento perfecto para este tipo de invitaciones es el sello de lacre o seco en relieve.

También han llegado para quedarse las invitaciones con animaciones para mandar por whatsapp o email, perfectas para las parejas más tecnológicas pero también para quienes desean una boda lo más sostenible posible. Este tipo de invitaciones también son muy demandadas cuando hay invitados dispersos por todos los puntos cardinales del planeta pues les ahorra muchos quebraderos de cabeza en cuanto al envío.

Prototipo de una invitación animada creada por Krealu

El diseñador o diseñadora creará una animación con ilustraciones totalmente personalizadas atendiendo a los rasgos de los contrayentes, lugar de celebración o algún aspecto diferenciador.  En ocasiones narra de forma breve la historia de amor o alguna anécdota de la pareja para terminar ofreciendo los datos informativos de la boda. Será una pequeña obra de arte que no pasará desapercibida por tus invitados.

Causar buena impresión

En las bodas más informales se prestan las invitaciones más originales, propuestas más creativas en cuanto a formato, papel, tipografía… ¡hasta el texto! suele ser menos formal y más creativo.

Sin duda las invitaciones totalmente personalizadas son cada vez más demandas, antes se apostaba por fotografías de los novios (muchas veces de la sesión preboda) ahora han ganado enteros las ilustraciones (incluso caricaturas) de la pareja.

No obstante desde Conmemöra siempre aconsejamos que la invitación hable de vosotros y sea reclamo y anticipo de vuestra boda, y no os dejéis tanto engatusar por las tendencias.

Invitación de boda olivo

Invitación de la boda de D&D en tono oliva y dorado, diseño de Bodas bonitas. Foto: Más que momentos

El papel de la invitación

La calidad del papel es primordial en la invitación, sobre todo si tiene un corte clásico. En la actualidad hay papeles artesanales increíbles eso sí, este tipo de calidades no es apto para impresión digital. De ahí, que si optas por una invitación más informal y un papel más sencillo puedes arropar la invitación con un ramillete de flores secas, una etiqueta con el logo de la pareja, con un sobre de confeti o arroz… siempre y cuando este tipo de elementos vaya acorde al estilo de tu boda.

Existen las invitaciones plantables si quieres una boda sostenible

Para las parejas ecofriendly que apuestan por una boda sostenible pero no quieren una invitación digital, existen papeles impregnados de semillas. Una vez leída la invitación si no quieres guardarla de recuerdo, puedes plantarla y crecerá una flor. Estas invitaciones plantables son una auténtica declaración de valores.

Hasta ahora hemos estado hablando sobre las invitaciones en general, su valor, y la importancia de que su estilo esté en sintonía con el de la boda. En las siguientes líneas vamos a despejarte dudas más bien de logística y planificación. Vamos a responderte qué información debe recoger una invitación, cuándo debe encargarse y entregarse, y cuántas invitaciones debes hacer.

¿Qué incluir en la invitación?

El tarjetón debe indicar el lugar y hora de la ceremonia, así como dónde se va a celebrar la recepción. Tradicionalmente eran los padres de los contrayentes quienes invitaban al convite y por lo tanto aparecían en las invitaciones. Ahora es habitual que sea la pareja quien corra con la mayor parte de los gastos de la boda y por lo tanto son sus nombres los que aparecen en la invitación.

Además del tarjetón y el sobre, la invitación está compuesta, o puede estar compuesta, por otra documentación esencial para el invitado. Se suele incorporar un mapa de cómo llegar hasta la iglesia o finca donde se va a celebrar la boda, así como información sobre el servicio de autobuses.

   

Invitación de J&J diseñada por Izarix, ilustración personalizada con sus hobbies que darían juego en la decoración de la boda

En las bodas americanas siempre hay una tarjeta RSVP  –répondez s’il vous plaît– con su correspondiente sobre para que los invitados confirmen su asistencia. Pero además deben contestar a otras cuestiones como si van a utilizar el servicio autobús de la boda, si desean un menú vegano o vegetariano, si tienen alguna intolerancia o alergia… De esta forma, la pareja recoge información relevante para la organización de su boda. Esta tradición americana –como otras muchísimas– se está instaurando también en España por su efectividad.

A  los invitados que vienen de fuera es conveniente enviarles información sobre hoteles. Aunque yo soy más partidaria de enviar un dossier con hoteles, peluquerías y otra información relevante una vez que hayan confirmado su asistencia, y no con la invitación.

¿Cuántas invitaciones hay que hacer?

Calcular el número de invitaciones que necesitas es otro punto importante que hoy vamos a aclararte. Hay una regla que suele usarse y es dividir por dos el número de invitados y luego agregar un 25% más. Así por ejemplo si tienes 100 invitados, siguiendo esta regla debes pedir 75.

No obstante mi recomendación es hacer una estimación contando una a una las invitaciones que vas a necesitar atendiendo a tu lista de invitados. Recuerda que se entrega una por familia, una por pareja y una por invitada o invitado soltero. Pero además del número que te salga, haz unas cuantas más por si te surge algún compromiso y por supuesto para que puedas guardar alguna de recuerdo.

¿Cuándo enviar la invitación?

El protocolo marca tres meses antes de la boda. Pero tómalo orientativo, pues según la fecha del evento o la procedencia de los invitados puede ser recomendable enviarla con más antelación.

Si tus invitados proceden de otros países y por lo tanto deben reservar aviones y alojamiento, te recomendamos que avises con el mayor tiempo posible. Si volvemos a fijarnos en lo que hacen los americanos puedo decirte que con 12 meses envían un save the date, una tarjeta con la única información de la fecha y lugar donde se va a celebrar la boda, con el fin que los invitados puedan organizarse con tiempo, comprar billetes, pedir vacaciones… Y luego, tres meses antes de la boda, envían la invitación real con todos los detalles de la ceremonia y recepción.

Por lo tanto para tener las invitaciones listas tres meses antes, debes contactar con el diseñador unos cinco meses antes de la boda. Piensa que requiere tiempo para ejecutar el diseño e impresión, además de estimar lo que tú vas a necesitar para entregarlas a tus invitados, o si las vas a mandar por correo.

Espero que este post te haya ayudado a entender el valor de la invitación y despejado algunas dudas sobre su protocolo. Sobre tendencias, ya ves que las hay para todos los gustos y estilos de boda ¡y presupuestos!, así que tienes mucho dónde elegir.

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

En Conmemöra utilizamos cookies para darte la mejor experiencia de usuario en nuestro sitio web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. en éste entendemos que estás de acuerdo. Leer Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar